Obras

José María Pérez “Piru” (1970, ciudad de México) cuenta con 22 años de trayectoria artística y más de 160 exposiciones realizadas en distintos países de Europa, Asia y América. Es licenciado en Diseño Gráfico por la Universidad del Nuevo Mundo. Su obra se encuentra en diferentes colecciones internacionales, y en algunos museos como el de la ciudad de Collegno, en Turín, Italia; la Galería Nacional de Moscú y del Museo Nacional de Santiago (Casa Colorada), en Santiago, Chile.

Piru es Licenciado en Diseño Gráfico por la Universidad de Nuevo Mundo, así mismo en Stuttgart, Alemania "DTP y Multimedia" en Macromedia GMBH, Akademie für Neue Medien. Cuenta con los Títulos de Arte: Profesor Académico de la "Accademiít Internazionale Greci Marino, em Vercelli, Italia y Académico de Santarita ad Honorem por la orden de las Artes "Michelangelo Buonarroti", en Turín, Italia.

Ha realizado exposiciones individuales en diferentes galerías en París y su trabajo ha sido presentado en edificios emblemáticos como la Casa Batlló del Arquitecto Antoni Gaudí, en Barcelona, España. Ha colaborado con los maestros Vicente Rojo, Gabriel Macotela, Leonora Carrington, Manuel Felguérez, José Luis Cuevas, Francisco Toledo y Javier Marín. 

En el texto que Ana Miñano Núñez escribió para Circunstancias, señala que se trata de una retrospectiva de la trayectoria de Piru en cuya obra, “las formas geométricas resultan en seres extraordinarios que cobran vida y abandonan sus lienzos para conversar con el espectador. Seres que cuentan su historia en un mundo en el que los colores intensos juegan un papel protagónico y evocan claramente la atractiva personalidad de su autor”.

Por otra parte, Sueños y visiones forma parte de una serie concebida en Ámsterdam por Óscar Fuentes y reinterpretada en una instalación que busca explorar la carga erótica y onírica de la imagen. Se trata de una fotografía intervenida por la pintura con luz en negativo análogo, lo que le confiere autenticidad, con el simple objetivo de causar en el espectador lo que llama Kant un “juicio estético puro”, o sea una complacencia desinteresada y libre, sin reposar en interés alguno, ni el de los sentidos ni el de la razón ni el de la fuerza de aprobación.

Finalmente, María Eugenia Bahena asegura que el deseo es un sentimiento puro que puede adoptar diferentes formas dependiendo de la intensidad con que se le satisfaga, cuando éste es liberado la fuerza que lo mueve ya no es de la naturaleza, sino que corresponde a la imaginación.

Sobre los dibujos eróticos de su muestra Las formas del deseo, la artista afirma que “el desnudo evoca los deseos, las emociones, los sueños y estimula el cuerpo en una forma fácil de definir y relevante para el arte: la belleza de la sensualidad.